Domingo del Cuerpo y Sangre de Cristo. Ciclo C

Eslabones con “historia.”
22 junio, 2019
1.025 AÑOS DE PRESENCIA
25 junio, 2019

Lc 9,11b-17.

En aquel tiempo, Jesús se puso a hablar al gentío del reino de Dios y curó a los que lo necesitaban. Caía la tarde, y los Doce se le acercaron a decirle: «Despide a la gente; que vayan a las aldeas y cortijos de alrededor a buscar alojamiento y comida, porque aquí estamos en descampado.» Él les contestó: «Dadles vosotros de comer.» Ellos replicaron: «No tenemos más que cinco panes y dos peces; a no ser que vayamos a comprar de comer para todo este gentío.» Porque eran unos cinco mil hombres.
Jesús dijo a sus discípulos: «Decidles que se echen en grupos de unos cincuenta.»
Lo hicieron así, y todos se echaron. Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente. Comieron todos y se saciaron, y cogieron las sobras: doce cestos.

 

 

El día del Corpus celebramos, la vida de Jesús compartiendo mesa por los caminos de Galilea, hermanando, invitando a la mesa del Reino, “levantando del polvo y rescatando a quien estaba ciego o perdido”, como muy bien se ora en los Salmos. Celebrar la Eucaristía es un recuerdo vivo que dinamiza, que consuela, que interpela, que nos hace a todos y a todas un poco mejores. El Evangelio nos lleva a lo mismo, a no olvidar las dinámicas de sanación, “curó a los que lo necesitaban”, nos enseña a compartir, “dadles vosotros de comer”. Los discípulos quieren ir a “comprar” para dar de comer… Jesús les dice que el asunto no es de mercado sino de corazón, bendice la pequeñez de lo que son y tienen. Les invita a compartir y sobró.  Jesús, siempre ensancha el espacio de nuestra tienda.

Lee, medita, ora, contempla