Domingo XV del T. Ordinario. A

“Hoy”te canta la humanidad.
10 julio, 2020
TARTA de AVELLANA. Monasterio de San Pelayo. Oviedo
13 julio, 2020

Mt 13,1-23.

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla. Les habló mucho rato en parábolas: «Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó. Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos, ciento; otros, sesenta; otros, treinta. El que tenga oídos que oiga.»

 

Salió el sembrador a sembrar, esta Palabra, se hizo carne. Jesús se sembró. Se dió. Se nos dió. Deja espacio a este Dios que sigue queriendo vivir en tí y contigo. Maravillosa siembra. Por un momento, hazte consciente de esta verdad, y pídele recibirle más. Sembrador, siembra, no te canses, te necesitamos.

Lee, medita, ora, contempla.