“Hoy”te canta la humanidad.

Horario de VERANO 2020
8 julio, 2020
Domingo XV del T. Ordinario. A
11 julio, 2020

San Benito en la cueva


San Benito la primera palabra que nos dice es:
“Escucha hijo” Estas palabras, escritas hace siglos, son actualísimas, siguen vivas. Hablan de un testimonio nacido de la interioridad contemplativa; hablan de una comunión que proviene del anuncio hecho desde el interior de la contemplación; hablan de la alegría plena que brota de este anuncio y de esta comunión.
Pensamos en el hombre de hoy que tiene necesidad de esta unidad y paz, tiene necesidad de vivir en profundidad esta comunión fraterna, vivir en la plenitud de la alegría. Este, es en síntesis, el mensaje de San Benito, nace de la profundidad de la contemplación.
San Benito es un hombre que ha preferido la soledad para construir la civilización. Un hombre que ha preferido encontrarse él mismo con Dios para encontrar más profundamente al hombre de hoy; un hombre que enseñó a los demás los caminos del verdadero encuentro con el Señor. Aún hoy nos habla de su plenitud interior, contemplativa.

Es extraño que un hombre que buscó vivir como eremita al inicio de su nueva vida y que después, debido a las circunstancias, se vio obligado a vivir en el cenobio y a ser Padre de los monjes, un hombre llamado tan fuertemente a la soledad, a la interioridad.
San Benito que fue un hombre de intensa comunión, que amó la comunidad e hizo de la vida monástica una “escuela del servicio divino” (RB Prol 45), partiendo de la interioridad de la contemplación y de la fraternidad evangélica.
Interesa, a la Iglesia, el mensaje y la celebración de San Benito: esta Iglesia, que está llena de grandes esperanzas, que es presencia de Cristo resucitado, que sigue viviendo su historia, de salvación.

 

 

 

 

rezandovoy