II Domingo de Cuaresma. Ciclo C

“El sueño de José”
15 marzo, 2019
LUCERNARIO… ¿Te apuntas?
20 marzo, 2019

Monte Tabor

 

 

Estar con Jesús, me da encuentros significativos, de belleza, de profunda dicha y de luz. Qué grande es esa posibilidad de orar en nuestro camino.

Y se da una verdadera transfiguración en los encuentros con las personas. También, ahí, los rostros se vuelven llenos de luz, de paz, de la bondad que el Señor siembra generoso en nuestras vidas. Es para quedarse en silencio y agradecer.

Ante la densidad de la vida, guarda un espacio para la lectura, la oración, la meditación y la contemplación. Hoy, Jesús, nos invita a entrar en la luz.