II Domingo de Pascua. Ciclo C

Pascua. Tu sabiduría ha sido maravillosa
21 abril, 2019
III Domingo de Pascua. Ciclo C
4 mayo, 2019

 

 

Están abiertos para nosotros el libro y el cénáculo y también el “cuerpo narrante” de Jesús, que, sin necesidad de palabras, habla de amor hasta el límite y de contacto restablecido. Y de llamada a ejercitar esa fe que no reclama signos, que se fía del Amigo sin necesidad de tocar su presencia: le  basta seguir tocando esas otras heridas suyas de las que son portadores tantos hombres y mujeres de nuestro mundo.

La incrédula terquedad de  Tomás tiene para nosotros un efecto benefico, quizá posee el mismo don de aquella “sombra de Pedro” que, al caer sobre los enfermos, los sanaba. Son dos “sombras” que nos reconcilian con nuestras propias zonas oscuras y nos permiten creer que poseen también un misterioso potencial de sanación. (Dolores Aleixandre).