Liturgia de las Horas y Eucaristía

Oramos con la Oración de toda la Iglesia.

Los encuentros comunitarios de oración son momentos fuertes de celebración alabando, suplicando, intercediendo o dando gracias…

 

Orad sin cesar

(1Tes 5, 17)


Padre Nuestro
Interpretado por las Monjas Benedictinas del Real Monasterio de San Pelayo


En el hueco de la peña
Interpretado a la cítara por Sor María Covadonga Querol de Bascarán

 

«La liturgia puso en su boca palabras que nunca se hubiera atrevido a pronunciar, las palabras forjaron su pensamiento y su pensamiento lo elevó hacia Dios»

(M. Geneviève Gallois, monja benedictina)

 

Saboreando el Misterio de ser reunidas entre nosotras y con «todo ser que alienta…» (Salmo 150, 6) pidiéndole al Padre con Cristo Jesús, en el Espíritu que lleve a plenitud su plan de Bien, de Bondad, de Futuro, de Alegría, de Paz.

La fuente y cumbre de todo ello es la celebración de la Eucaristía (Lumen Gentium 11), donde comemos la carne y bebemos la sangre de Cristo Jesús, participando en su Misterio Pascual.