“Mira su estrella…”

Epifanía del Señor. Ciclo A
5 enero, 2020
Ora 30′. Oraciones disponibles aquí.
6 enero, 2020

 

 

 

Fiesta de la Epifanía, de la “manifestación” del Señor, esa primera experiencia con los Magos  de Oriente es la primera expresión de la llegada del Salvador, del Mesías, del Señor, a nuestra tierra. Venida para todos los pueblos, para todos los tiempos, trayendo la plenitud y la salvación a la humanidad, para abrirnos las puertas de la salvación, como los Magos al llegar lo reconocen y lo adoran. Y podríamos preguntarnos todavía, ¿por qué, de entre los que miraban al cielo, muchos no siguieron esa estrella, «su estrella» (Mt 2, 2)? El Evangelio dice que era una estrella que los Magos vieron «salir.» (vv. 2.9).

La estrella de Jesús no ciega, no aturde, sino que invita suavemente. Podemos preguntarnos qué estrella seguimos en la vida. Hay estrellas deslumbrantes, que despiertan emociones fuertes, pero que no orientan en el camino. En cambio, la estrella del Señor no siempre es deslumbrante, pero está siempre presente; te lleva de la mano en la vida, te acompaña. No promete recompensas materiales, pero garantiza la paz y da, como a los Magos, una «inmensa alegría» (Mt 2,10). Nos pide, sin embargo, que caminemos.

Caminar. La acción de los Magos, es esencial para encontrar a Jesús. Su estrella, de hecho, requiere la decisión del camino, el esfuerzo diario de la marcha; pide que nos liberemos del peso inútil, y que aceptemos los imprevistos que no aparecen en el mapa de una vida tranquila. Jesús se deja encontrar por quien lo busca, pero para buscarlo hay que moverse, salir. No esperar; arriesgar. No quedarse quieto; avanzar…

Ofrecer. Hacen como él: dan. Jesús está allí para ofrecer la vida, ellos ofrecen sus valiosos bienes: oro, incienso y mirra. El Evangelio se realiza cuando el camino de la vida llega al don. Dar gratuitamente, por el Señor, sin esperar nada a cambio: esta es la señal segura de que se ha encontrado a Jesús, que dice: «Gratis habéis recibido, dad gratis» (Mt 10,8).

Emprendamos el camino de vuelta, como lo hicieron los Magos, “por  otro camino”.  Guiados por la Luz de su palabra, que día a día la encontramos en la celebración. Ese otro camino lo buscamos, porque en él hemos visto la flecha indicadora.

Te comparto esta música por si te gusta, escuchar y dejarte conducir a tu SER más profundo y encontrarte con la LUZ que te guía.

 

 

Ora 30´

rezandovoy