Solemnidad de San José

San José, esposo de la Virgen María. Solemnidad. Ciclos A-B-C
18 marzo, 2018
21 de marzo. Fiesta de San Benito.
20 marzo, 2018

“José se despertó del sueño”

A María y a José, a los dos les llegó “el anuncio del ángel“. Los dos lo acogieron en el silencio de su corazón viendo en ese anuncio un proyecto de vida: Colaborar con Dios en su plan de salvar al hombre.

La Iglesia celebra su fidelidad, su amor y su aceptación de la voluntad de Dios. San José no era un hombre de muchas palabras: era un hombre de acción.

Solo tenemos una declaración directa sobre su personalidad: en el Evangelio de Mateo, se lo describe como “un hombre justo” (Mateo 1, 19). Sus acciones nos revelan todo lo demás que sabemos sobre él.

Él lleva a María, y al Niño que ella lleva, a su hogar cuando, a la vista del mundo, estaría justificado divorciarse de ella. Él conduce a la embarazada María a Belén y huye con ella y su Hijo a Egipto. Cuando está seguro, regresa con los dos a Galilea.

Él hace todo esto, porque Dios se lo pide. Nunca duda. Cada vez que leemos que el ángel le habló a José, vemos a continuación lo que él hizo. “José se despertó“, “José se levantó”, “Él fue”. Cada vez que recibía una llamada, su reacción era responder inmediatamente.

El Papa Pío IX, atendiendo a las innumerables peticiones que recibió de los fieles católicos del mundo entero, y al ruego de los obispos reunidos en el Concilio Vaticano I, declaró y constituyó a San José Patrono Universal de la Iglesia, el 8 de diciembre de 1870.

Que el siga cuidando a todos los sacerdotes y seminarista que lo tienen de protector. Con este deseo de “bendición” oramos por ellos.

 Si quieres compartir con nosotras la oración por los sacerdotes, por nuevas vocaciones y nuevas llamadas al ministerio sacerdotal. Puedes unirte a nuestra Eucaristía.

 

Vísperas y  Eucaristía se celebrará a las 7,00 de la tarde.