Tiempo nuevo para ti

XXVI Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo B
29 septiembre, 2018
Lunes, 15 de Octubre. Comienza Ora 30´
5 octubre, 2018

¡Hola! Familiarmente, como si nos conociéramos. Te comparto que el tiempo de vacaciones, días que sueñas, dedicas espacios para las personas que llevas en el corazón, en tanta gente joven que está retomando el curso y tantas que están queriendo iniciar un proyecto de vida… Ahí te veo abierta a nuevas expectativas, como esa barquita en medio del mar. Si estás atenta, si escuchas con el “oído de tu corazón”, oirás: “guía mar adentro, no tengas miedo” Esta es tu etapa, la juventud es una etapa preciosa de la vida. Cuídala, no te dejes llevar…se tú misma quien, bien informada de lo que hay en ti, de lo que quiere vivir, de lo que eres, todo ese manantial de vida lo dejes correr…

San Benito al inicio de su Regla hace una pregunta: ¿Quién es el hombre que desea días felices?

“Escucha lo que te dice el Señor…”

Este es el punto crucial de iniciación de nuestra relación con Dios. Escuchar es el primer paso.

Este proceso de escuchar es muy parecido a una flor que se abre. Uno no pude ver en realidad cómo se va abriendo, sin embargo, día tras día, noche tras noche, la interacción de crecimiento, descanso, luz y oscuridad despliegan su belleza. Escuchar a Dios no se da de una sola vez, aun así, cuando uno está atento, puede discernir los movimientos del despliegue.
“Actualmente las personas viven sin un sentido, vacías por dentro, porque nadie les ha dicho que Dios las ama y que Jesucristo no ha venido a fastidiarte la vida, sino que desea que encontremos un sentido”. – Nos invita Benedicto XVI a tener “la mirada fija en Jesucristo, «que inició y completa nuestra fe» (Hb12,2): en él encuentra su cumplimiento todo afán y todo anhelo del corazón humano.
Es fundamental que la persona “llegue al fondo de sí misma, al manantial del que brota el arroyo de su vida, al corazón, sede de sus decisiones y deseos, y descubra, reconozca, realice: todas mis fuentes están en ti; tu luz nos hace ver la luz”.
El futuro está conectado a lo nuevo y desconocido. También significa nuevas oportunidades que vienen en nuestro camino, cada una de las cuales puede convertirse en algo que cambie nuestra vida a mejor.
Por eso debemos mantener nuestros ojos abiertos a tales oportunidades y tomarlas  cuando aparezcan.
“El mundo entero se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe a dónde va.”

                                                                                                                               (Antoine de Saint-Exupéry)

Este es mi deseo para ti. En este tiempo nuevo.

 

 

rezandovoy