XVIII Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo C

XVII Domingo del Tiempo Ordinario. Ciclo C
27 julio, 2019
XIX Domingo del T. Ordinario. Ciclo C
10 agosto, 2019

Lc 12,13-21.

En aquel tiempo, dijo uno de entre la gente a Jesús: «Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia».
Él le dijo: «Hombre, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre vosotros?». Y les dijo: «Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes». Y les propuso una parábola:
«Las tierras de un hombre rico produjeron una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos, diciéndose: “¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha”. Y se dijo: “Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el trigo y mis bienes. Y entonces me diré a mí mismo: alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe, banquetea alegremente”. Pero Dios le dijo: “Necio, esta noche te van a reclamar el alma, y ¿de quién será lo que has preparado?”. Así es el que atesora para sí y no es rico ante Dios».

 

 

El Evangelio nos muestra una tendencia muy humana: “Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia”. Desde los comienzos, las historias sobre hermanos enfrentados por la herencia, atraviesa la Biblia y la vida real. Por el dinero, se puede ir al traste, una relación de hermanos. ¡Y cuánto dolor genera! Cuidemos lo que es más importante. Jesús nos sugiere otro camino: Amasar la vida para el compartir y para el bien. Disfrutar de la familia y generar relaciones que ayuden. Vivir en la Presencia de Dios.

 

Lee, medita, ora contempla.