“Permaneced en mí”

PERMANECED EN MÍ.
1 mayo, 2021
Oraciones disponibles
3 mayo, 2021

Viñedo

 

 

La fórmula “permaneced en mí y yo en vosotros“, muy típica de este evangelista, define la relación del discípulo con Jesús como una reciprocidad personal. Esa relación personal con Jesús es la condición indispensable para dar fruto.
La transformación teológica que se opera desde la imagen de la viña de Israel a esta propuesta simbólica del evangelio de Juan es muy peculiar. Una viña está compuesta de muchas cepas que, una a una, tienen su vida propia y que no tienen comunicación entre sí.
En el caso de la simbología de la viña de Juan la cepa, que es Jesús, hace que los pámpanos estén unidos a la cepa, a Jesús. Como Jesús es la vida, y la luz, y el Hijo, entonces estar unido a Él es tener vida. Verdadera alianza. Con esto se complementa la enseñanza de la epístola en la que se propone a los discípulos permanecer en Dios. El camino para ello es permanecer en Jesús y en su evangelio.

    El permanecer con El, el vivir de su palabra, de sus mandamientos, de su luz, de su vida, hará que la viña, el pueblo de Dios, vuelva de nuevo a ser el pueblo de la promesa. Pero escuchando su “palabra”, los sarmientos tendrán savia nueva, vida nueva, y entonces llevarán a cabo las obras del amor. Porque fuera de Él, de su palabra, de sus mandamientos, no podemos permanecer.

Se respira, pues, una gran seguridad frente al acecho de cortar y arrasar: Jesús está convencido que permanecer en Él es una garantía para dar fruto abundante.

En este corto texto, mira cuántas veces sale la palabra, “permanecer” escúchala como una invitación y un deseo.
Si la música te ayuda, dejáte llevar. También puedes servirte del enlace que te dejo.

rezandovoy.